Por qué nos vamos de Onda Inversión


Como solía decir en La Plaza en Llamas de Canal 33, "os voy a contar una historia":

En la primavera de 2014, por medio de David Enguita, me contactó un productor de Onda Inversión, Alberto Sanz, para pedirme unos contactos de partidos minoritarios. Querían hacer un debate de este tipo de partidos como el que hicimos en La Plaza en Llamas de Canal 33 Madrid y le pasé gustosamente una larga lista. Desde entonces, comencé a colaborar como tertuliano en "Invirtiendo la mañana", programa de la directora de la radio y una profesional incansable, Ana Santamaría. De esa buena relación con ambos, fraguó la idea de hacer La Plaza en Llamas en Onda Inversión, que desde el mes de septiembre hasta el jueves pasado he realizado muy a gusto, a pesar de un cambio de día y hora de emisión a mitad de temporada y del injusto e injustificado despido de mi productor Alberto Sanz y otros grandes profesionales de ese grupo de 4 emisoras.

El viernes despidieron a Ana Santamaría, directora y fundadora de Onda Inversión, por lo que mi continuidad y la de La Plaza en Llamas en esta emisora online del grupo PR Noticias dejan de tener ningún sentido. Fue ella quien creó esa radio de la nada, junto a Adriana García, Alberto Sanz y Alberto López, con su talento, contactos, esfuerzo e infatigable capacidad de trabajo. Aquí no muere La Plaza en Llamas, porque sigue dentro de Tertulia Ciudadana en Canal 33 y porque buscaremos desde ya otra casa que quiera acogernos en este formato radiofónico que tantas satisfacciones me ha dado.

No puedo dejar de expresar mi desazón por la situación en la que se encuentran los medios de comunicación, el lamentable trato que se da a sus periodistas y la forma en la que se gestiona los enormes esfuerzos que hacen por sus empresas. Conozco a muy pocas personas más trabajadoras e implicadas que Ana Santamaría o su equipo. Su despido y la forma en la que se ha produciodo, igual que ha ocurrido con, por ejemplo, la contratación de una redacción paralela en RTVE o con los periodistas despedidos recientemente de la Cadena SER, es una traición a años de dedicación de estos profesionales. Que una empresa periodística despida a sus profesionales por un supuesto y jamás probado "bajo rendimiento" o que alegue realizar "despidos disciplinarios" cuando sus profesionales nunca han sido apercibidos o expedientados, dice mucho de lo poco que consideran algunos empresarios el papel del periodismo
en este país. Quienes llevan años trabajando más horas que nadie y dando lo mejor de sí mismos por hacer de su medio una radio mejor, son premiados con una puñalada laboral por la espalda. Los directivos de esas empresas periodísticas (las cuales no pueden ser gestionadas como si de multinacionales se tratase, si se aprecia a la democracia) deberían reflexionar al respecto.

Quiero dar las gracias a Ana Santamaría y su equipo por la confianza, por el apoyo recibido y por el cariño mostrado en estos meses. Como decía, sin ellos mi presencia y la de La Plaza en Llamas no tienen ningún sentido en Onda Inversión o el Grupo PR. Y gracias también a todos los que nos habéis apoyado en este proyecto.

Seguimos adelante.


Ricard Arís

No hay comentarios:

Publicar un comentario